Nunca antes una cantaora de Flamenco había pisado el escenario del teatro Maggio Musicale Fiorentino. Y fue ella, María Toledo, la primera en llevar su particular voz rajada y flamenca al prestigioso teatro de la ópera de Florencia.

María Toledo representó la obra más gitana y apasionada de Manuel de Falla, Amor Brujo, en su versión de 1.915, combinando cante, baile y recitado.

Vestida por la diseñadora Vicky Martín Berrocal, sorprendió y dejó su esencia en Italia, donde era una novedad el sonido de una voz flamenca en un teatro dedicado exclusivamente a la ópera, hechos por los cuales a María Toledo se le conoce por internacionalizar el Flamenco, llevándolo por todo el mundo y a lugares donde no es habitual escuchar Flamenco.

María vuelve a España con más fuerza que nunca para continuar con su gira conSentido, disco doblemente nominado a Latin Grammy que la llevará por ciudades como Cádiz, Sevilla, Granada…