BIOGRAFÍA

maria_toledo_photo_josep_molina-2-5


MARIA TOLEDO
es la nueva imagen del flamenco actual y la primera cantaora que se acompaña con el piano. Cante y armonías recorren las infinitas ramas del género.
 Con ocho años ya ofrecía recitales en los teatros de su tierra natal, unidos siempre, a los recuerdos a la Niña de los Peines, Marchena, Vallejo o la Perla de Cádiz. Compaginó sus estudios en el Conservatorio, además de sus vivencias flamencas, con el colegio y la Universidad. Licenciada en Derecho, abandonó finalmente el despacho para dedicarse por completo a la música, su vida.
 María Toledo es cantaora, pianista y compositora. Cualidades que le han valido para alzarse con importantes galardones como el “Premio Novel en el Cante de las Minas”, el “1º Premio Bienal de Cádiz” o el “1º Premio Cantes de Compás en Mairena del Alcor”.

La crítica ha dicho de ella que “siente el cante y bucea en las formas buscando los sonidos originales de los grandes cantaores”, Ángel Álvarez Caballero en El País. El catedrático de la lengua, Luis María Ansón, en el diario El Mundo, sentenció con un “estás ya en la cumbre del flamenco…” y apuntó que “Canta como si estuviera en el cenáculo que exigía para el flamenco José Ortega y Gasset, la primera inteligencia española del siglo XX.”, tras el éxito de su directo en el Festival SUMA Flamenca de 2011 en Madrid.

Lanzó su primer disco, “María Toledo”, en 2009 con gran aceptación entre la crítica y el público y siendo reconocido por la audiencia de Radio Televisión Española (RTVE) como “mejor disco novel del año”.

Recientemente, acaba de publicar su segundo álbum “Uñas Rojas”, editado también por Warner Music Spain y el que colaboran con ella, Miguel Poveda, María Jiménez, Diego Carrasco, Rafael Amargo, David de María e incluso la orquesta sinfónica de Praga.

Incansable luchadora y estudiosa del flamenco su atípica imagen no deja indiferente a nadie. Sobre el escenario se proyecta una voz que nadie imagina y sus manos sobre el piano camuflan la dificultad de lo particular y ofrece la flamencura que ese instrumento esconde y que solo ella, unido a su voz, es capaz de transmitir.

 

 

Comments are closed.